lunes, 29 de junio de 2009

Larga vida al Rey, por Entiman.

Sería falso decir que no conocí a este hombre hasta mi adolescencia. Todo el mundo que haya nacido después de los 70 lo conocía casi desde nacimiento. Lo veneraban, lo odiaban o, simplemente, lo respetaban por todo lo que había conseguido en su vida y su trabajo.

No, no puedo decir que lo conociera en la adolescencia.

Pero sí que fue entonces cuando su música me marcó de por vida.



Sabía que era alguien excéntrico, y que sólo por su estética ya pasaría a la historia. Pero no fue hasta la aparición de su último disco de estudio (“Invencible”, que a la postre ha acabado convirtiéndose definitivamente en el último) cuando me convertí en un auténtico fanboy.

Sinceramente, no sabría explicar por qué, pero me obsesioné. Me regalaron aquel disco, y gracias al olvidado Kazaa pude descargar sus vídeos y comprobar de primera mano lo que había representado para la música y el baile, y la capacidad innata que tenía para romper esquemas y cambiar el status quo musical del momento. Mi primera novia me pasó “Thriller” en un cassette, me prestó “Dangerous”, y mi primo hizo lo propio con “HIStory” para grabarlos, y así seguí culturizándome poco a poco en la labor de ese hombre. Después caerían “Bad” (el cual sigue siendo mi CD favorito de todos los que realizó), “Thriller”, “Off The Wall”, “Blood of The Dance Floor”, antologías de los Jackson 5, e incluso algún que otro recopilatorio.

Sus discos y sus canciones me recuerdan siempre a momentos y personas que han pasado por mi vida. Fue una época en la que prácticamente, sólo escuchaba su música, así que podría decirse que se convirtió en el cantante de mi adolescencia. Pero, como debe ser, el tiempo pasa, los gustos cambian, y yo comencé a catar otros estilos, y a descubrir nuevos sabores musicales que ampliaran mis gustos melómanos.

Sin embargo, por más que me alejaba, siempre acababa volviendo a él, a sus vídeos y su música. Es más, recientemente uno de mis discos recurrentes estaba siendo “Blood On The Dance Floor” (casi con toda seguridad su peor trabajo, lleno de remixes y con sólo 5 canciones inéditas, de las cuales un par eran realmente dignas del conocido como “Rey del Pop”), y en concreto el muy machacón y surrealista tema de “Morphine”. Ha sido también durante este año Erasmus que he conseguido uno de los 2 CDs originales que me faltaban, haciendo que a mi colección le falte tan sólo uno para estar completa.



No sabría explicar la obsesión adolescente, pero, pasado el tiempo, sí que sabría decir por qué me gustaba realmente verlo y oírlo: por su extraordinario sentido del espectáculo, por cómo forzaba siempre su voz al límite como si fuera lo más sencillo del mundo, por su manera de entregarse al público en sus conciertos, por haber sabido crear una imagen perfectamente reconocible que pasará a la historia (pocos le han sacado tanta rentabilidad a un guante y un sombrero), por su baile (que tienta a ser infructuosamente imitado por quien lo ve … algún día aprenderé el moonwalker, algún día), por convertir cada videoclip suyo casi en un acontecimiento cinematográfico …

No, nunca fui un fanático del todo. Cuando su vida personal se interpuso en su carrera, cuando sus acusaciones de pederastia y sus entrevistas polémicas, yo siempre mantenía una pose de duda razonable. No soy su madre, no iba a defenderlo ciegamente, pero tampoco me debía dinero, así que no iba a acusarlo porque sí. Sus verdades se las ha acabado llevando a la tumba, y es probable que con el tiempo salgan a la luz muchos de sus ansiados y oscuros secretos, pero al final la gente acabará pensando lo que quiera pensar. Yo haré lo propio, por más que se acabe desvelando que comía prepúberes para desayunar.



Como habréis visto, ha salido un post bastante personal, pero no podía enfocar este texto como algo impersonal escrito desde las alturas de Las Entidades. Tampoco sé si Entigirl lo verá con buenos ojos. Simplemente creía que, siendo alguien que afectó tanto mis gustos e instantes de mi problemática edad del pavo, le debía algo más. Una despedida en condiciones.

Por Thriller, por Smooth Criminal, por Black & White, Beat It y Billie Jean. Por Dirty Diana, Will You Be There y Heal The World. Por Working Day and Night, Man In The Mirror y Bad. Por The Way You Make Me Feel, You Are Not Alone, Don’t Stop Till You Get Enough y You Rock My World. Por todas esas y más.



Porque no se podía haber levantado más revuelo en medio siglo de vida, ni haber conseguido más fama, ni vendido más discos …

Un brindis por Michael Jackson. El cantante, el bailarín, el artista.

El Rey del Pop.

5 comentarios:

Dark Phoenix dijo...

Antes que nada... PRIME!

Mi primer recuerdo de Michael Jackson y con el que quiero quedarme siempre es, sin duda, Thriller. Una canción redonda, un vídeo espectacular, una estética muy cuidada, una coreografía impresionante... Me sorprendió muchísimo y me marcó profundamente, y aunque sí es cierto que no seguí su carrera de cerca (con Invincible me acerqué un poco más a él), siempre disfruté viéndolo bailar... me resultaba sencillamente fascinante.

Siempre he sido escéptica frente a todo lo que se dijo de él... a mí lo que me pareció fue siempre una pobre persona triste, bastante sola y que realmente intentaba aferrarse a algo que no existía para tratar de ser feliz... Pero seguirá brillando como Rey del Pop.

PS: Entiman, si algún día aprendes Moonwalker... espero estar allí para verlo en directo!!! xDDD

Necio Hutopo dijo...

Sigo creyendo que es demasiada faramalla por alguien que hizo demasiado poco bien (pero lo que hizo bien lo hizo muy bien) y demasiado mucho mal...

Guerat dijo...

A mi ya desde hace tiempo me gustan sus clásicos, lo nuevo no me acaba de... hmmm... no se, no le encuentro la gracia, pero bueno, para gustos los colores.

Un saludote entigente

Carolina Bensler dijo...

Yo desde luego separo vida privada de trabajo.
Lo que pudiera hacer en su vida personal sinceramente me la suda, aunque hay algo que la gente no entiende y es que tu coje a un niño y desde los 6 años prívale de toda libertad y que lo único a lo que se dedique es a su trabajo, a ser el mejor, que ya veremos lo "rarito" que pueda salir, y más siendo ese niño la persona más introvertida y tímida. Por otra parte lo "malo" que comenta Necio no se puede mostrar de ninguna manera, por tanto agradecería que la gente aprendiera a callar su boquita si no conoce, porque es muy fácil criticar sin saber y de esas tonterías estoy más que harta (y no por Michael o quien sea, sino por todos, que es un mal vicio). En ese sentido me dio pena como persona, pues las habladurías y las envidias de la gente le hundieron totalmente. La gente es necia, no se le puede hacer más.

En cuanto a artista, ha sido y ES uno de los más grandes. Nos ha dejado un enorme legado de canciones que por supuesto pasarán a la historia, dando un giro como dieron a todo lo que se conocía como pop hasta ese momento (larga vida a los 70's y 80's, la mejor época xD).
No puedo decir que haya sido una gran fan de él, pero si es cierto que sus canciones me encantan en su mayoría y a pesar de todo seguiré escuchando temas como Thriller, Beat It o Black or White. Y por supuesto verlo bailar....

Un besote!

Getzsemane Ament dijo...

"I'm Starting With The Man In
The Mirror
I'm Asking Him To Change
His Ways
And No Message Could Have
Been Any Clearer
If You Wanna Make The World
A Better Place
(If You Wanna Make The
World A Better Place)
Take A Look At Yourself, And
Then Make A Change"


Ya sabes que a mí no me hacía mucho tilín como músico, aunque no voy a negar lo evidente, y es que el tío estaba ahí por que lo valía.
Pero esta canción... ahh... esta canción EntiMan... esto si me hace quitarme el sombrero. Sip...
Cuanta hermosura en tan pocas líneas...