lunes, 17 de septiembre de 2007

Saca el Napa Gregorito...


Si por algo se caracterizará el verano que ya termina es por lo intermitente de los períodos vacacionales. Es decir, hemos estado de vacaciones desde julio o así, pero una semana hemos estado en el sur, luego un finde en el norte, luego otros 10 días al sur, y por último el viaje a últimísima hora a la capital de Españia coññññio. Lugar en el que, con todo el trayecto registrado en mi cuentakilómetros, nunca había estado. ¿Qué tal la experiencia?

Llegábamos al quinto día del mes de septiembre. Después de postear por última vez antes de nuestra partida y de revisar que el PC sigue vivo después de 3 días en estado critiquísimo, Las Entidades cogemos las maletas, miramos atrás y decimos: ¡Adiós casa!. Rezando durante todo el vuelo (durante el cual abocetaría un par de ideas que me rondaban días atrás, tanto para el blog como para cosas más…secretas) para que las maletas facturadas no acabaran en Tombuctú arrivamos al Madrid-Barajas sin mayores contratiempos. Taxi mediante llegamos al hotel, el Petit Palace Italia, esquina Pans & Company con la Gran Vía, que a simple vista hacía honor a tal calificativo. Teniendo a la Calle Desengaño como base de operaciones, ni nos molestamos en buscar su nº 21, ni ese edificio televisivo tan ibañezco, pues es tal el ejército de mujeres de vida alegre paradas en cada esquina que, aunque no muerdan si no pagas, intimidan bastante. La 1ª tarde es de reconocimiento del terreno: desde la Gran Vía hasta la cuarta parte de la calle Princesa a patita (fobia a medios de transporte subterráneos por parte de alguna entidad), haciendo escala en la Plaza de España. Cuando los pies no responden, desandamos lo andado, cenamos en un estupendo italiano, y en unos multicines vemos por segunda vez esa pequeña gran obra de arte que es Ratatouille (de la que esperamos hablar más detenidamente en breve). Llegada a hotel, subir a la litera y descansar.

El 2º día está dedicado a tiendas. Después de desayunar en el esquinero Pans y recibir nada más salir 200 papeles promocionales de todo tipo, pateada y alucine por las calles Preciados y Callao, viendo diversos Cortes Ingleses (a cual más grande, tened en cuenta que aquí hay sólo un gran Corte Inglés, y tirando a mediano) y por 1ª vez esa maravilla de la evolución que son los FNACs. La cosecha mañanera es enteramente cinéfila:

- Cartas a Iris

- Ed Wood

- Elisabethtown

- Cuatro Bodas y Un Funeral

- Donnie Brasco

Almuerzo en un chino, al lado de la típica fauna-pija madrileña de la que tanto se oye hablar, el dueño nos echa de manera “sutil” (apagando las luces y mirándonos como si esperara sexo) y principio de tarde friki: Metrópolis (1 y 2), Crisis Cómics y Elektra caen esa tarde, y gran parte del dinero del viaje en:

- Elektra Lives Again

- Estúpidas estúpidas Mostrorratas

- Historias de Cazadoras

- Spike

- Los Nuevos Vengadores 17 y 18

- Ultimate Spider-Man 17

- Civil War Primera Línea: 1 y 2

- Marvel Team Up 18

- Spider-man Classic 10

Y la cacería friki aún no había finalizado. Después de esto, paseo por toda la Calle Princesa, y rodeo hasta atajar para llegar a la Gran Vía por la Calle Hortaleza. Es curioso, ya que, si bien el principio de la calle (donde encontramos una tienda de golosinas muy cuca) está prácticamente desierta, a medida que avanzamos empieza a abundar bastante fauna, extrañamente “festiva”. La Entidad Femenina, auto-encargada y poseedora del mapa revisa el trayecto previsto y cae en la cuenta de que la calle Hortaleza enlaza en una zona con Chueca. Debido a esto, el color se apodera del ambiente durante un par de manzanas, durante las cuales recibimos también papeles promocionales, pero de otro estilo, uno más “sugerente”. Después de atravesar esta zona florida, alcanzamos de nuevo a la Gran Vía, un heladito en el Palazzo y a la litera.

Los siguientes 3 días quedarán resumidos en una palabra muy concreta: museos. Tres jornadas en las que caerán por completo el Thyssen, el Reina Sofía y el Prado, por este orden (bueno, también el Jardín Botánico, pero se sale un poco de la tendencia). Del Thyssen vemos la extraordinaria exposición del hiperrealista Richard Estes (en la que jugamos a encontrar su firma en todas sus obras, como si de un Dónde esta Wally se tratara), eclipsada por la de los últimos 2 meses de Van Gogh (para la que no quedaban entradas). Después de ésta, a los 3 pisos de la permanente: arte italiano, renacentista, mucho holandés (excesivo para mi gusto, aunque interesante) y moderno, tendencia artística que había sido resumida debido al espacio ocupado por las 2 exposiciones permanentes, excluyéndose obras de Dalí o Hopper, mientras otras tomaduras de pelo seguían expuestas tan a gusto. Con las geniales esculturas de Rodin termina la visita al Thyssen, con un balance muy positivo, aunque se echa en falta alguna obra estrella como ocurre en los otros dos grandes museos. ¿El Jardín Botánico? Pues plantas, piedras, un perro de peluche y cactus, no engaña a nadie. Patita hasta la Gran Vía, cena en el Pingüino y descanso.

La Plaza Mayor y el Reina Sofía ocuparán el día posterior. La Plaza Mayor hace honor a su nombre, y es una muestra perfecta de que sólo en el centro de Madrid hay más bares que en algunos países nórdicos, y de que el turismo se ha apoderado de cualquier rincón que antes era auténtico. Caminando caminando por Atocha al Reina Sofía. La mayor muestra de Arte Moderno que puede contemplarse, lo que predice su irregularidad, pues dentro del Arte Moderno hay auténticas joyas como tremendas tomaduras de pelo que sólo están echas para que los 4 listos de turno se pongan a mirar dicha obra totalmente pensativos y concentrados, como si allí hubiera algo más que un manchurrón azul o siete puntitos a los que el autor llama pájaros (no puedo con Miró, sé que probablemente sea el mayor exponente del Surrealismo español, pero yo no puedo…). Pero eso sí, hay auténticas maravillas de Juan Gris, Pablo Gargallo, Julio González o las 2 grandes estrellas del museo: Dalí y Picasso. Ver “El Gran Masturbador” de Dalí in person es algo espectacular, aunque lo del “Guernica” tampoco tiene nombre, y eso que Picasso no es tampoco santo de mi devoción, pero las obras que alberga el Reina Sofía son casi con toda seguridad la mejor producción del gran renovador artístico del siglo XX. “El Guernica” emociona como pocas obras lo hacen, y aunque no sea para nada figurativo, sientes todo lo que representa. Eso sí, le duela al que le duela, Picasso seguirá pareciéndome de momento algo sobrevalorado, al igual que Dalí, visto lo visto en el museo, me parece tremendamente infravalorado, debido probablemente a la compleja personalidad del artista y a la reiteración temática y estilística de su última época, donde se abandonaría a la comercialidad, sin empeorar su estilo para nada, sino más bien repitiéndose. En fin, sensación agridulce del Reina Sofía, con grandes obras de arte y grandes tonteridas. Merienda en el “Brillante”, cena en el Pingüino y a patita al hotel.

El domingo es el día de El Prado. Y tremenda colección de arte deja sin palabras. Poco se puede decir ante obras como las pinturas tenebrosas de Goya (que rima con Troya), “El Carro de Heno” o “El Jardín de las Delicias” de El Bosco, pinturas de Tintoretto, Tiziano, Rafael, Veronés, o los Velázquez, incluyendo Las Mirindas, obra magistral en todos y cada uno de los aspectos: tono, color, pincelada y, por encima de todo, una composición sólo a la altura de pocos genios. Lo dicho, poco se puede añadir. Sólo ir a verlo. Recomendado no verlo todo en un solo día como hicimos nosotros, porque acabarás hasta los mismísimos de Goya, Velázquez y la madre que los hizo. 7 horas y cuatro plantas después salimos al fin del Prado y, como no, paso tras paso hasta la Gran Vía. Es bueno recordar en este momento que llevábamos los últimos 3 días SIN ALMORZAR, nada de nada, así que si ya era cansado caminar por todo Madrid, imagina con el estómago vacío durante gran parte de las jornadas. Así que tenemos que rendirnos ante los influjos del Museo del Jamón cercano a la Puerta Del Sol. Bocata, tortilla, postre y a la litera.

El día siguiente comienza ya la cuenta final y el descanso merecido. Visita a la última tienda de cómics del programa, Madrid Cómics, donde compramos el 2º especial de series de TV de Mad, Midnight Nation completo y el nº 1 de “Los Muertos Vivientes” (el cual nunca consigo donde vivo porque algún c$%ron cada vez que lo mandan a pedir se lo lleva). Luego a La Casa del Libro, consiguiendo “Orgullo y Prejuicio” de Jane Austen y “El Fantasma de Canterville y otras historias” de Oscar Wilde. “1984” espera otra ocasión. Calle Serrano. Zona Comercial. Firmas, tiendas, la Entidad Femenina al borde del colapso. Poco más que contar. Cae ropa… Por la tarde prosigue el día comercial hasta que a las 8 quedamos con el mismísimo The Nobody in person, proveniente de ese pueblito llamado Alcalá. Paseíto por FNAC, donde, como tantos otros, The Nobody sucumbe a las tentaciones de la Entidad Masculina y se compra un cómic (un señor cómic mejor dicho: DK), cena y postre italiano. Nobody coge el metro, nosotros la cama. Mañana el último día completo en la capital.

Por fin encontramos un buen lugar donde desayunar churros con chocolate: San Ginés, algo espectacular, aunque recomendamos pedir chocolate con leche en vez de chocolate a secas, porque puedes morir en el intento de tragar semejante espesura. Taxi al Thyssen, pasando por Las Cortes, para ver la emocionante exposición sobre los últimos cuadros de Van Gogh, donde las obras del atormentado genio (como todos los genios) se entremezclan con citas extraídas de sus cartas destinadas a su hermano Theo, donde constataba que se encontraba mejor, aunque su razón se apagaba cada vez más, sentenciando de manera tristemente acertada que algún día sus cuadros valdrían más que lo que gastaba en las pinturas que empleaba para pintarlos. Estaría loco, pero de tonto ni un pelo. Almuerzo en un VIPS (sí sí: ALMUERZO) que supo a gloria celestial y pateadilla que ya a esas alturas ni dolía ni ná. Puerta del Sol, Arte 9 vista de pasada y llegada al hotel, que hay partido de la España que ilusiona, la cual aún habiendo “perdido” el Eurobasket, ilusiona 20 millones de veces más que “la otra”. ¿Musicales? Pues, o entradas agotadas (Hoy No Me Puedo Levantar) o temporada a punto de comenzar (Jesucristo Superstar). En otra ocasión…

Última mañana. Esto se acaba. Los últimos souvenirs para la familia, preparar bien la maleta y el último vistazo a la Gran Vía, la que durante una semana ha sido nuestra casa. Un buen almuerzo, y a matar el tiempo en el hotel hasta la tarde, momento en el que el taxista nos lleva, dando un rodeo pensando que somos ciegos o checoslovacos, al aeropuerto. No hay más. Madrid se acabó. El verano termina.

Os dejamos con la canción que se acabó convirtiendo en La Canción Del Viaje. ¿Sabéis esas canciones que, sin saber por qué demonios, suenan sin aviso en tu cabeza, sin que nadie las invite y que se repiten inevitablemente? A la Entidad Femenina le ha ocurrido eso con esta canción:



Sí, sí. ESTA.

PD. Perdón por el tremendo tocho. Ahora entendéis por qué no hemos posteado este finde…

PD 2: Los Soprano sólo 2 Emmys. Qué robo…aunque podía haber sido peor.

PD 3 : Buscando la canción anterior encontramos este vídeo de uno de los mejores episodios de la historia de la TV. Hemos dicho.



PD 4: El mejor momento de los EMMY, SIN DISCUSIÓN



PD 5: Si os gusta el café, tomad café, no Coca Cola Black, la cual probé en el viaje. No refresca, pero para la época de exámenes viene de perlas...

6 comentarios:

IvánN Díaz dijo...

alaaa qué pedazo de viajeeee Yo siempre que voy a Madrid me quedo con ganas de ir al Reina Sofía y al Thyssen T__T

PD: yo soy uno de los !(/!T/ones que se ha llevado el Muertos Vivientes #1 ji ji ji ji

Thor dijo...

Hay que ver lo que dan de sí unas vacaciones...madre mía,os habeis pateado todo madrid.
No puedo ver los videos salvo el último y me he quedado intrigado con lo de la canción...

Las Entidades dijo...

IvánN: Ya me suponía que serías tú uno de esos c%&/$nes, xDD

Thor: sentimos mucho lo de los vídeos de los Simpsons, el autor los ha borrado. La canción en cuestión era "Oh Mindy", cantada por Homer. Sí, ESA.

Y sí, el viaje ha sido un pateo de padre y muy señor mío, pero se puede decir que hemos visto todo lo que pudimos.

Gracias por comentae ;)

UltimateY dijo...

Menudo viaje!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Muy divertido!

Y si, Homer, Brian y Stewie son geniales.

Nos leemos!

UltimateY dijo...

Ah! Y tu dibujo se ha hecho publico! XD

http://ultimatey.blogspot.com/2007/09/admtelo-tigre-te-ha-tocado-el-gordo.html

Nos leemos!

Kike dijo...

Jeje, menudo viaje sí. A ver cuando veo los museos de Madrid? y cuantos kilometros habreis caminado, jeje