domingo, 10 de agosto de 2008

Diálogos Ilógicos, Lógicamente: I Believe in Harvey Dent

Visto el fenómeno mundial que está siendo la sexta entrega de las aventuras del hombre murciélago más famoso de la historia (al primero que salga con que ya la ha visto, puñetazo en los dientes… ¿estamos?), comenzamos aquí una serie de cuatro especiales que girarán en torno a los que se presume que serán los cuatro pilares básicos de “El Caballero Oscuro”: Batman/Bruce Wayne, Comisario Gordon, Harvey Dent y el Joker. Empezamos estos especiales con el que probablemente sea el tapado de la película de Christopher Nolan, pero que, si ha sido medianamente fiel a la historia, tendrá una importancia capital. Nos referimos al fiscal del distrito, Harvey Dent, amigo de Bats y de Gordon, pero con oscuros secretos que acabarán por destrozar su modélica vida, fruto de años y años de trabajo duro.


Harvey: Dígame algo, doctor…¿Cómo lo ha hecho?

Doctor: Con mi pequeño y fiel bisturí, por supuesto…

H: No quería decir eso…¿Cómo ha podido…aislarse por completo de ello? En sus declaraciones…con el detector de mentiras…Si se hubiera descuidado por un instante…el jurado le habría condenado a cadena perpetua…Pero jamás ha cedido…jamás…

D: Es mi secreto, Harvey…y nunca se lo he dicho a nadie. Pero me gustas, Harvey. En cierto modo, me recuerdas a …mí. Así que te contaré mi secreto…pero lo negaré ante todo tribunal. Soy en realidad dos personas, Harvey. Una es el doctor Klemper, honorable y respetado miembro de la comunidad médica. La otra es el pequeño Rudy, el jovial asesino Rudy. Llegamos a un acuerdo. Cada uno viviría por su cuenta. El médico salvaría las apariencias…y el pequeño Rudy saldría a divertirse siempre que pudiera. Pero, cuando nos atraparon, ambos sabíamos que Rudy tenía que irse…para que el Dr. Klemper, indignado e impoluto, pudiera ocupar el estrado y frustrar a Gotham entera con su inocencia. Es tan fácil, Harvey. Incluso tú puedes hacerlo. Y quieres hacerlo. Lo necesitas. Me di cuenta cuando nos conocimos. Hay algo en tu interior, Harvey. Algo que no puede amoldarse a la persona que quieres ser. Libéralo. Deja que campe a sus anchas. Pero sólo en el momento adecuado. Y en el sitio adecuado. Confía en mí, Harvey. Soy médico. Lo único que debes recordar es una regla muy sencilla. Nunca mezcles los negocios con el placer.


“El Ojo del Observador”, de Andrew Helfer y Chris Sprouse.


Gordon: Fiscal del distrito Harvey Dent, este es…

Harvey: Bats.

Batman: Dent.

G: Bueno, no hace falta ser detective para ver que…vosotros dos ya os conocéis.

H: He aprendido a…apreciar a nuestro amigo mutuo. Puede cruzar unos límites que nosotros…no podemos.

G: Sigue habiendo límites.

H: Y la gente que vive en casas de cristal no debería bla-bla-bla-bla.

B: Dado que es muy tarde. Y el estado de tu ropa, Dent. Deduzco que ambos seguís con el caso de “El Romano”.

H: ¡”El Romano”! Ese tipo se llama “Carmine Falcone”. Sólo es un hombre, como todos. Pero él se pone por encima de la ley.

G: Eso no significa que lo esté.

H: Ah, ¿de veras? Pues vaya a arrestarle, capitán. Tengo dossiers llenos de casos “sin resolver”, robos, atracos…asesinatos con su nombre escrito bien claro. Su dinero comprará a los testigos. A los polis. A los jueces. ¿En que sentido no está por encima de la ley, “El Romano”?

B: Podríamos hablar toda la noche, pero…sabemos lo que hay que hacer.

G: Quiero dejarlo bien claro. Para poder llevar a Falcone ante la justicia…podemos esquivar las normas, pero no podemos romperlas. Porque no seríamos distintos a él.

H: Claro.


Harvey: Maroni cree que Falcone está detrás de “Festivo”. Así que se mete con El Romano. Lo bueno que tienen estos tipos, Jimbo…es que quieren ahorrarnos trabajo.

Gordon: ¿Trabajo? Nuestro trabajo no es asesinar, Harvey. Quiero detener a Falcone y demás, pero no así. Así nunca.

H: Pues claro. No pienses más en ello.


Gilda: ¿Harvey? Harvey, ¿Estás ahí abajo?

Harvey (entre sombras): He ido a ver a papá.

Gilda: …oh dios…¿y…?

H: Tan loco como siempre…pero me ha dado algo, Gilda.

Gilda: ¿Qué es?

H: Estaba tan seguro de que Bruce Wayne le hacía favores a la familia Falcone…pero el jurado no ha estado de acuerdo conmigo. Como si lo echaran a cara o cruz. Cara, él gana. Cruz, yo pierdo. Y Bruce Wayne. Con todo su dinero. Con su buen nombre. Vuelve a la alta sociedad. (Muestra una moneda con dos caras) Y deja que el resto de nosotros hagamos lo que hace falta hacer…


Batman: Harvey…Jamás olvidaré el sonido de sus gritos…


Harvey: Batman…Una vez. Y otra. Los tribunales les enviarán a la prisión o a Arkham. Ellos escaparán. Y tendremos el mismo problema. Una vez y otra.

Batman: ¿Harvey…?

H: Harvey ya no está. Dos Caras es más adecuado, ¿no crees?

B: Si aprietas ese gatillo, ¿en qué te diferenciarás de El Romano?

H: Está hablando Jim Gordon. Tú sabes que el sistema no funciona. Que la justicia se decide lanzando una moneda al aire.

(Lanza su moneda. Sale la cara marcada. Se oyen 2 disparos)

H: Dos tiros en la cabeza. En mi opinión le ha pasado a la persona justa.


Gilda: Creo en Harvey Dent


Batman: El Largo Halloween. 13 números 1997. Jeph Loeb y Tim Sale.



Batman: “¿Por qué?” Buscas lo más sencillo, chico. No hay respuestas. Lo sabes. Los hombres son lo que son. Hacen lo que hacen. Viven con su dolor y toman decisiones. Tú mismo lo has dicho: en las mismas circunstancias, otro hombre no se habría convertido en lo que te has convertido tú. En…otras…circunstancias…tampoco se habría convertido en mí. Todos sufrimos, Harvey. Tenemos cicatrices. Pero cada uno elige qué hacer con ese dolor. Tu padre tomó sus decisiones…y tú las tuyas.

“Batman: Two-Face”, de J.M. De Matteis y Scott McDaniel.

Harvey: Ella era el orgullo de Gotham City…tan brillante como hermosa. Sus innovadoras y sofisticadas técnicas de cirugía plástica, unidas a los últimos avances en psicoterapia consiguieron lo que ni Batman ni toda la policiía de Gotham habían logrado jamás: la completa destrucción del genio criminal llamado Dos Caras. Si entonces hubiera sabido cómo acabaría todo…jamás le habría dejado enamorarse de mí.


“Tal para cual” (Incluído en “Batman: Blck And White Vol. 1), de Bruce Timm.


4 comentarios:

Chacal dijo...

PLAF PLAF

(Es que son las dos bofetadas que me he llevado, una por Entidad, por venir por aqui a decir lo maravillosa que es El Caballero Oscuro -de uno que ya la ha visto-)

XD

Saludos.

MISAKAKA dijo...

MUAJAJAJA!

Warrior dijo...

Jeje, no dire nada .

Las Entidades dijo...

Deducimos que los tres la habéis visto ya...pero poca envidia dais, porque ¡al fin ha caído! ¿La crítica? Cuando escampe el temporal eufórico que circula por la blogosfera :D