jueves, 26 de febrero de 2009

...y el reloj se apagaba.


Nació diferente. Especial. Pero al mismo tiempo igual que el resto de mortales. Su ambiente lo convertía en uno más. Un ambiente en el que la muerte no era un temor, un miedo ancestral a lo desconocido, algo a lo que era imposible ponerle cara. En el lugar en el que nació, la muerte era una compañera más, a la que algún día, como a todos nos ocurrirá, terminaría por conocer. Todo esto marcó su forma de afrontar la vida. Porque para vivir hay que mirar hacia atrás, pero seguir hacia delante. Todo lo que le ocurría, cada cambio que su cuerpo sufría eran factores a tener en cuenta para el futuro. Mejoraba a cada segundo, su vista se agudizaba, su cuerpo le respondía cada vez mejor, el pelo no cesaba de crecer… Pero mentalmente, era igual al resto, por más que el exterior intentara engañarle con extrañas triquiñuelas. La curiosidad por descubrir el mundo le afectaba, aunque aparentara ser un septuagenario, uno de esos “viejos” a los que hoy se nos aparta como trastos inservibles. Las hormonas entraban en ebullición cuando Daisy se acercaba, haciendo que él pudiera sentir su hermoso cabello pelirrojo danzando ante sus ojos, mientras la adolescencia llamaba a su puerta cada vez con más insistencia, a la vez que sus achaques le abandonaban, con la sensación de que jamás volverían. Benjamín Button es un ejemplo de lo similares que somos a pesar de nuestras diferencias, y que seguimos siendo personas, con las mismas emociones y decepciones, por más que a veces el exterior nos juegue malas pasadas.

Con “El Curioso Caso de Benjamín Button”, David Fincher entra en el panteón de los grandes directores de Hollywood, incomprendidos en su genialidad y maestría. Gente como Martin Scorsese, que siempre jugarán al margen del sistema y harán lo que les venga en gana. Esos enfants terribles a los que la Academia odia premiar. Si”El Club de la Lucha” fue el “Taxi Driver” de Fincher, en el sentido de ser un largometraje tan excelso como incomprendido debido a su discutible ideología, “Benjamín Button” es su “Toro Salvaje”: una obra academicista, de tono biográfico, sentimental y difícil de narrar. Puestos a rizar el rizo, incluso coinciden en que sus protagonistas deben verse sometidos a tortuosos cambios físicos para dar credibilidad a sus actuaciones. La diferencia estriba en la base y las ambiciones de cada uno. “Benjamín Button” es una obra increíblemente ambiciosa, que sólo un realizador tan capaz como Fincher podía llevar a cabo sin abandonar por la presión. Una fábula sobre la vida y la muerte, sobre el amor que perseguimos y que cuesta alcanzar, y que a veces, una vez alcanzado se escabulle de entre nuestros dedos como la vida que, sin importar la edad que aparentes, se te acaba escapando. Inspirada levemente en un relato corto de F. Scott Fitzgerald, el libreto de Eric Roth nos narra la fantástica vida de este “Benjamín Button”, nacido en extrañas circunstancias. De su peripecia vital y como la afronta. El responsable de “Se7en” aprovecha este fondo fantasioso para tocar tantos temas como puede, utilizando como excusa la trayectoria vital de este “bicho raro” u “outsider”, como dice la juventud hoy en día. 80 años contados con tranquilidad en casi tres horas de puro espectáculo cinematográfico, en la línea de los añorados dramas ambiciosos del mejor Hollywood.


¿Los actores? Todos cumplen sobradamente su papel. Especial mérito tiene Brad Pitt, al que le cae el tremendo marrón de representar cada uno de los 80 años de su personaje, gracias en su mayor parte a unos SENSACIONALES efectos especiales, menos invisibles de lo que acostumbra Fincher, pero más efectivos que nunca, especialmente los relacionados con la vejez de Button, de una credibilidad que deja en pañales a gollums, Iron Men y demás bichejos virtuales creados para impresionar estos últimos años. Si a todo esto sumamos una contenida (que muchos han tildado injustificadamente de “fría”) actuación de Pitt, y un brillante elenco de secundarios, con la siempre brillante Cate Blanchett a la cabeza, pero sin olvidar a la entrañable Taraji P. Henson, o a Jason Flemying haciendo de padre de la criatura, tenemos como resultado una historia conmovedora, que en su recta final pone los pelos de punta a cualquiera (bien por sensibilidad, bien por sueño si te pueden sus tres horas). Fincher se nos pone metafórico, pero sin dejar de ser él mismo, sin olvidar su extraño sentido del humor (“¿te he contado que me ha caído un rayo…?”) o su extraña sensibilidad, que no llega a los niveles más oníricos de “El Club de la Lucha”, sino que aquí se desvía hacia algo más sentimental.

Los efectos de la peli molan un rato largo. Todo tiene un tono así como de sueño, muy conseguido. Como si fuera un cuentito, como aquella peli del padre que se muere y le cuenta a su hijo toda su vida como si fuera un cuento. Todo es muy bonito y hace que en algún momento puedas llegar a llorar, porque la peli te mete totalmente en la vida de Benjamín y su relación con la chica pelirroja, todos los momentos que comparte con ella son tan bonitos! Una pena cuando todo empieza a empeorar otra vez, la verdad. No es lo que lo que los personajes se merecían. Eso sí, la peli es laaaaaaaaaaarga … o sea, la peli me ha gustado mucho y tal, pero ya al final tenía unas ganas de que acabara … y eso que ya sabes como va a acabar, pero aún así se estira y estira. Pero todo es tan bonito que al final compensa. Y Brad Pitt sale tan guapo en algunos momentos, ahí se nota la pasta que se dejaron en efectos. Una pasada.

Me ha gustado mucho “El Curioso Caso de Benjamín Button”. Fui con mis padres y lo pasamos muy bien. A mí me dieron ganas de ir al baño a mitad, pero papi me dijo que aguantara. Después de verla me compraron chuches y nos montamos en la noria. Fue lo más diver del día, porque la peli me gustó pero era un poco larga y muy triste al final cuando él llega ahjjjlñpopui0lñkljkljjm……….


Nació diferente. Especial.

8 comentarios:

Osukaru dijo...

A mi no me pareció tan buena esta película. La considero la peor de todas las obras de Fincher.

Muy larga para contar tan poco. En ocasiones se centra demasiado en anécdotas sin mucha importancia.

En algunos momentos se repiten frases, palabra por palabra.

Ya digo, a mi no me terminó de convencer.

Me quedo con la interpretación de Cate Blanchett, eso sí...

Osukaru dijo...

OFF TOPIC: Estaba mirando el video del putpourri de musicales del tito Jackman y la Beyoncé. Está muy bien (a pesar de que no me gustan mucho salvo excepciones burtonianas), pero habría estado mejor que no se hubieran olvidado de Sweeney Todd y en cambio si que han colado lo de Mamma Mia!. Estoy de ABBA hasta las narices!!!.

- YOGUR - dijo...

Lo mejor de la reseña, vuestra manera de enfocarla: hacia atrás en el tiempo como la peli :D

Thor(Skrull) dijo...

A mi me parece que las anécdotas amplifican esta película dándole más valor (y duración). De todas formas hubo dos cosas que no me gustaron del final:
1-Que no aparecieron todos los rayos que le cayeron al tío de los rayos(estuve contándolo)
2-Que no se transformó en espermatozoide como yo estaba esperando desde el principio...

Mike Lee dijo...

Gran película, repleta de momentos memorables y pintorescos personajes que enriquecen aún más la historia.
Brad Pitt realiza un papel muy complicado, siendo un hombre tan peculiar en todas sus edades, y lo logra de forma más que convincente, sin duda.
¡Saludos Entis!

Las Entidades dijo...

Osukaru: Hmmm, nos parece que, por ejemplo, "La Habitación del Pánico", "The Game" o incluso "Alien 3" están muy por debajo del nivel de Benjamin Button. Ya si hablamos de Seven, Fight Club o Zodiac es otra cosa ... Y lo de nometer a Sweeney Todd en ese popurrímusical y sí a Abba tiene su lógica: la peli de la Streep ha sido un inmenso exitazo mundial y la de Burton... nop, aunque sea mejor :(

Yogur: no puedes hacerte una idea del TREMENDO TRABAJO que nos ha costado escribirlo así, xD

Thor: pues vuelve a contar, porque sí aparecen los siete rayos(Entigirl los tiene memorizados ;D). Y si llega a transformarse en espermatozoide ya la cosa se hubiera alargado hasta las insufribles 4 horas, xD

Mike Lee: ya ves que coincidimos en todo señor ;D

Gracias chic@s, abrazos pa tós!

Osukaru dijo...

Pues sí, Entis. No me refería a pelis como The Game o La habitación del pánico, aunque a mi la de Alien 3 no me disgustó. Tenía en mente las otras tres que citáis.

Joder... Pero sí Mamma mía es una **** M*****!!. En fin... el mundo al revés.

Carolina Bensler dijo...

Hoy me han vuelto a hablar de esta película, y la verdad, si no he leído la reseña es porque me gusta ver las películas sabiendo lo más mínimo de ellas para dejar que me sorprendan, de lo contrario, ir con una idea establecida no me la haría disfrutar tanto.
Y en serio que quiero verla ^^.