jueves, 16 de julio de 2009

Fábula Entidosa de cuatro jornadas mediterráneamente frikis:


- ¡Mamá, mamá! ¡Cuéntanos una historia má! ¡Má!

- Dios, estos críos, no se callan ni debajo del agua.

- ¡Má, má, má, má, má …!

- ¿Por qué no le dais la lata al tito Entiman un ratito? Ya sabéis lo mucho que le gusta contar batallitas.

- ¡Tito Entiman! ¡Tito Entiman! ¡Tito Entiman!

- Decidme, oh jóvenes entifans prometedores. ¿Qué queréis de vuestro humilde Entitito?

- Eh, hmmm …err… no entendemos…

- ¿Queréis una historia, verdad?

- ¡Sí, tito Entiman!

- Bien pues, sentaos queridos míos, alrededor del hogareño fuego de la chimenea y preparaos para oír una breve pero intensa historia.

- Tito, pero si no tenemos chimenea …

- Todo comenzó el 27 de mayo del 2009, 15 años hacen ya. Locke y yo tomamos un avión, después de que servidor probará la pizza con mayor número de champiñones por metro cuadrado que haya conocido hombre alguno. Una vez digeridos, nos dirigimos rumbo a la aventura catalana, a frikear como estaba mandado (bueno, tito Locke a buscar camisetas de Superman, lo cual era un frikeo muy especifico). Una vez el avión aterriza, comenzamos a escuchar vítores y demás actos de alegría desbordada. Dicen que es por no sé qué partido de eso a lo que se juega dando patadas a un balón, pero es obvio que la llegada de su modesto servidor Entiman El Grande había causado furor. Quizás las banderas y camisetas del Barça quedaban un poco fuera de lugar, pero bueno, tendría algún tipo de explicación lógica, imagino. Tomamos un bus hasta la Plaza Sans, acompañados de una entrañable señora que pregunta a cada 5 minutos cómo va el dichoso encuentro. Llegamos al hostal, dejamos los bultos, hacemos llamadas pertinentes y esemeses necesarios y nos encaminamos al Pans que ya habíamos hecho nuestro un par de años antes, en nuestra anterior visita friki a la ciudad condal. Cenamos, la gente empieza a agolparse en las calles, casi con toda seguridad por mi atrayente presencia, y no por que no se qué equipo haya ganado no se qué copa sin importancia, y nosotros volvemos al hostal, a apijamarnos (cada uno a sí mismo, al menos ese día) y dormir como angelitos.

Como el señor Locke es un hombre ocupado, y su vida social en Barna es agitada, lo dejé ir a su aire, mientras yo me disponía a asistir a un importante acto que requería mi enti-presencia. La legendaria Entifan Carol Bensler presentaba un maravilloso proyecto, escasamente escatológico, en su fácilmente ilocalizable instituto. Sin dudarlo un solo segundo, seguí sus indicaciones al pie de la letra para llegar, no sin ciertas dificultades debidas a mi celebérrima capacidad de orientación, y a la vaguedad de las instrucciones de la entifana. Embutido en chaqueta de cuero y con mis gafas de sol, entro cual estrella de rock por el instituto, donde encuentro a la señorita haciendo un receso. Después de colarme fácilmente en su clase como infiltrado, y presenciar algunas exposiciones interesantes, pero intrascendentes al ser de insulsas personas no adoctrinadas en nuestra entifé, llegó el momento de LA presentación.

Carol Bensler se levantó decidida, cogió su proyecto y se dispuso a presentarlo ante el resto de alumnos, la profesora, y el mismísimo Entiman in person. Sin un atisbo de duda en su mirada, comenzó a defender de manera decidida, sin nervios, pausas o tensión alguna, las motivaciones que le habían empujado a llevar a cabo semejante hazaña ejemplar. Haciendo gala de una calma inusitada, y de una tranquilidad pasmosa, defendió su idea plenamente convencida, dejando a los asistentes sin habla, asombrados ante la solidez de sus argumentos. Una vez hubo terminado, y sin gota de sudor que empañara su rostro, dejó su water-llavero con el resto de trabajos y regresó a su asiento, con la satisfacción del trabajo bien hecho. La ovación era realmente ensordecedora.

(Nota: Estos hechos puede que hayan sido parcialmente dramatizados)

Después de caricaturizar a Carol en mi Moleskine, ceder ante las tentaciones alimenticias que se daban cita en esa clase, y perder gran parte de mi calderilla en una parada de metro, haciendo gala de mi archiconocida y grácil manera de moverme, regresé a la Fira y de ahí me dirigí hacia las Ramblas, sin destino fijo. Es en ese momento cuando Locke me telefonea rápido y presto para ofrecerme un improvisado plan, basado en almorzar con su hermano y otras compañías femeninas, en un restaurante que el calvo de Lost decía haber visitado, pero en el que, a pesar de su convencimiento, y como muy bien no dejaba de recordarle su hermano, jamás había puesto un pie, y que tal convencimiento se debía a la cantidad de alucinógenos que estaba consumiendo en Milano (como si a Locke le hicieran falta alucinógenos). Después de un agradable almuerzo, con momentos “un poco Lost”, regresamos al hostal, para descansar un momento de la ajetreada mañana. Al poco tiempo abandoné a Locke a su suerte, para disponerme a visitar al bueno de Fran, con el cual hice el obligatorio recorrido friki (durante el cual me convenció para agenciarme el “Hacer Cómics” de McCloud, una auténtica Biblia que no podría serme más útil), me otorgó la pulsera púrpura para entrar y salir del Saló sin necesidad de entradas ni demás engorros, y charlé agradablemente de lo divino y de lo humano. Después de darle un par de obsequios italianos difíciles de conseguir, nos despedimos antes de que la marea azulgrana nos absorbiera. Locke me esperaba en los columpios cercanos al hostal para tomar un amarillento refrigerio y quedar de nuevo con Miguel, su griposo hermano, para cenar por la zona. Muchos desvaríos después, regresamos al centro de operaciones. Al día siguiente cambiábamos de habitación, y debíamos estar preparados, porque en breve, el hostal comenzaría a llenarse de gente interesante.


Entiman y Francesc, una pareja que removerá los cimientos del cómic mundial ... o algo.


El viernes, Entiman recibe como merece a la Entifan Dark Phoenix (como para confundirse de Entifan, con semejante camiseta), la cual emigra con Mushu al Salón, para comenzar a cumplir sus labores de becaria, mientras yo vuelvo a la habitación para recoger todo y hacer el cambio de habitación lo antes posible, para que al llegar el legendario The Nobody esté todo más que listo. A eso de la una y media de la tarde, con las llaves de nuestra nueva habitación triple entre manos, recogemos al señor The Nobody en la estación de Sants, y nos disponemos a almorzar sin Locke, a quien le espera una jornada repleta de compromisos sociales que harán que no pueda pasearse por el Saló. Una vez almorzados y puestos al día, Don Nadie y yo vamos, metro mediante, al susodicho centro de la cultura friki. Y sigue siendo tan grande como lo recordaba, aunque, eso sí, bastante menos repleto de sudoroso frikerío. Una vez revisados por encima todos los stands y exposiciones, empieza la cacería, que en esa jornada se reduce a un par de cómics de Dolmen, en concreto tres: “El Cazador de Rayos”, “Kobe” y “Espiderman 4”. Nos encontramos con la señorita darfeni y con Mushu, el cual es vilmente abandonado por la señorita cósmica para unirse a nosotros y pasear por el palacete friki. Dejamos pasar al gran Joaquín Reyes, descubrimos a unas lectoras de periódicos algo misteriosas y, cuando el cansancio nos puede, buscamos un rincón para aposentarnos, en el cual permanecemos dos horas enteras.

Hola, señorita reportera. ¿De quién se esconde?

Rincón por el cual se pasan Kike, Merrick (un placer enorme conocer al señor paquidérmico en persona, con quien me hubiera gustado parlotear un rato más), Mushu (para ponernos a parir a los tres, para variar), Edu Berganzo e incluso el mismísimo Jotacé in person. Sí niños, fui honrado con tener al señor marciano sentado en nuestro mismo rincón. Y claro, como una Entidad siempre viaja precavida, su sacrosanta marcianidad se llevó un merecido obsequio en forma de dibujo, dedicado específicamente per lui. Y no sería el único en llevarse un Entidibujo original, no. Después de que nos echaran sin miramientos del Saló, nos juntamos un grupito curioso (y exageradamente tinerfeño para estar en tierras mediterráneas), al añadirse Iván, Tito y demás especimenes isleños, y comenzamos con la desesperada búsqueda de un lugar para cenar. Al final nos agenciamos un bar casi para nosotros solos, y acabamos con sus provisiones de bocadillos (algunos más tardíos que otros) y bravas. Tras una serie de conversaciones tremendamente surrealistas e idas de olla varias, un par de horas después abandonamos el local. The Nobody, Dark Phoenix, Mushu y vuestro tito Entiman vuelven a la zona Sants, donde Mushu se separa (para perderse de manera irremediable), dejándonos a los tres restantes a las puertas del hostal. Presentamos a la señorita como es debido al señor Locke, quien hacía curiosos ruidos al otro lado de la puerta, la cósmica también es galardonada con un Entidibujo dedicado (y ya iban 2) y vamos todos a nuestras respectivas camas a descansar antes del día de la Semi-Entiquedada.

Contemplad, la inigualable belleza marciana


El sábado Darfeni madruga en su zulo, mientras el ya conocido como “trío calavera” dormíamos plácidamente, sin ninguna prisa por despertarnos, ya que el Saló no iba a moverse de ahí. Salimos a media mañana, a desayunar como caballeros y a saquear cajeros catalanes, mientras empiezo a recibir llamadas telefónicas que preguntan educadamente si ya rondo por los stands frikis. Así, casi al mediodía llegamos al Saló, Locke se da un paseo panorámico, buscando su camiseta, pero niente, su Supercamiseta ha dejado de fabricarse, aunque haya un individuo que vaya provocando con una, y al que estuvimos tentados de secuestrar y desnudar de cintura para arriba para compensar semejante injusticia. Dando vueltas encontramos a Carol Bensler y conocimos por fin al simpar Guerat, dos Entifans con quienes supone un gustazo hablar. Al rato volvemos a encontrarnos con Mushu y Darkie, la cual decide acompañarnos a almorzar a un oscuro y repleto bar, en el que el dueño se debe mover a la velocidad del rayo para atender todas las numerosas peticiones de hamburguesas grasientas y caseras. Sin que nada reseñable pase ahí dentro, salimos a la cegadora luz del sol y volvemos a dirigirnos a la archiconocida Fira, donde la cósmica marcha a ejercer sus labores de becaria, y el resto del trío quedamos con Fran, aunque el trío rápidamente se reduce a mí mismo, pues Locke y The Nobody, para variar, se perdieron entre la multitud. Pasamos por el stand de Malavida, donde Fran recibió una genial dedicatoria, nos topamos con Cels Piñol (aunque de eso me percaté una vez había marchado) y nos sentamos a beber algo, reencontrándonos ahí con la pareja extraviada, y con Iván. La tarde fue desde entonces un caos de encuentros y desencuentros. Volvimos a perder a esos dos, al final Fran e Iván se quedaron un rato solos mientras me propuse ir a buscarlos, descubrí a Dark Phoenix sacándose fotos con calvos, Un Tete (acompañado por su séquito) me reconoció por la enti-camiseta, reencontré al resto del trío calavera y les presenté a Guerat y Carol (quienes seguían rondando el stand de Gigamesh), me reencontré con Fran, vi a David Hernando, quedé con DP, perdí a esos dos one more time, realicé las últimas compras del Saló (Joker de Azzarello, All Star Superman, 1985 1, Hellblazer de Azzarello, Los Muertos Vivientes 2 …) y, ya agotados, la cósmica y yo nos sentamos en el chochoa de Flash Gordon, en el que luego recaerían Fran, Carol, Guerat, Locke y The Nobody, para enfilar de una vez la Semi-Entiquedada.

El violento chochoa de Flash Gordon. Inabarcable.


Podría estar un largo rato contándoos qué tal fue la quedada, pero creo que sólo hacen falta algunos detalles, ya que las imágenes lo dirán todo. Muchos blogueros, reencuentros con viejos amigos, y con anteriores asistentes a EntiQuedadas, y algunos originales para Entifans. En concreto para Conner Kent (un original de Pacto de Sangre), Locke (que jamás lo vio venir a pesar de vivir en el mismo piso, bwahahahaha), Kike (otro Entifan con el que siempre es un placer charlar … que suerte tenemos con los Entifans que nos han tocado, oye), Guerat (un hermoso retrato) y The Nobody, aunque este último fuera un poco por no dejar a ningún seguidor descontento, ya que bastantes EntiDibujos tiene este hombre ya. Pero lo dicho, si queréis ver el ambiente que allí se respiraba, poco puedo deciros yo, niños. Las fotos sin censura lo dicen todo.

Mushu, El Tete, Conner y démás en los preliminares de la legendaria quedada.

De izquierda a derecha, Entiman, The Nobody y Locke, el mítico "trío calavera"

Añadimos a Dark Phoenix a la mezcla y completamos un grandioso cuarteto

Entiman el Showman y The Nobody, otra pareja que removerá cimientos, o estómagos.

Los fantabulosos Guerat y Carol Bensler, presumiendo de Enti-Dibujo 100 x 100 original


Después, nos escindimos un pequeño grupo (compuesto por Locke, The Nobody, Carol, Guerat, Raxxar (déjate caer más por aquí, no te desaparezcas, golfo), Dark Phoenix y vuestro tito) y partimos hacia la zona centro, metro mediante, hacia un local de hamburguesas saludables que devoramos con ansia, creando más de un momento de silencio eterno, rotos por interesantes debates sobre Gandalf y DragonBall Evolution. Raxxar abandonó primero el barco, pues como experto salonero, debía madrugar para cazar firmas y dibujos varios. Posteriormente, y a pesar del enorme cansancio, Locke, The Nobody, Guerat y Carol decidieron pasarse por la Lost-fiesta que se celebraba en el local temático de Bharma, mientras que Darkie y yo, que no podíamos con nuestras almas, regresamos al hostal, donde al fin descansamos de tanto ajetreo.


De izquierda a derecha: Carol, Guerat, Raxxar, The Nobody, Locke y Entiman, degustando.


Día siguiente. Cansancio, avión y vuelta a la rutina milanesa, queridos niños. Así es como se aprovecha un Salón del Cómic, como Chuck manda.

- Jo, ¡cómo ha molado la historia, tito Entiman!

- Lo sé niños, creedme que lo sé.

- Pero ¿y lo que hemos oído por ahí de que nadie te reconocía con la Enticamiseta?

- Jum, eso son sólo leyendas para dejarme en mal lugar. Envidias.

- ¿Y lo de que casi te caes de un taburete durante el almuerzo del sábado?

- Ehm, eso no … eso …

- ¿Y lo de que no reconociste a Kike y Merrick hasta que ya se iban?

- Bueno, ya está bien niños, ¡¿queréis parar ya?! Que ahora tengo un compromiso y ya llego tarde.

- ¿Y por qué llevas unas patillas como Lobezno?

- Ehm…

- ¿Y chaqueta de cuero?

- Jum…

- Joer tito Entiman, los años te han vuelto cada vez más rarito.

- Jesús, estos niñatos de hoy en día …


13 comentarios:

Dark Phoenix dijo...

¡¡¡PRIME!!!!

no, ni de coña lo he leído, pero primear es primear... XDDDD

Necio Hutopo dijo...

Pues yo sí que lo he leído... Y... Bueno... No ya se había publicado algo así... me parece...

- YOGUR - dijo...

Pos yo si que me lo he leído, enterito, lo que me hace ganar puntos ya que no comento mucho últimamente.

Ayssquenvidiaaaaaa...

El año que viene a ver si puedo ir.

Saludetes ;P

Dark Phoenix dijo...

Bueno, ahora sí que voy a comentar como Dios manda, que ya estoy en plena posesión de mis facultades!!

Enhorabuena, Sr. Entiman, por el gran repaso que ha hecho de su Saló. Servidora se siente orgullosa de ver las fotografías que sacó con su cámara en su post. Honor que ud. me hace.

Y sí, estos niños de hoy en día preguntan cada cosa... cuidado no lo entretengan demasiado y llegue tarde a su compromiso, que puede haber represalias más tarde... XDDDD

Carolina Bensler dijo...

xDDD Nada más lejos de la realidad con la exposición del lavabo-llavero xDDDDDDDDD. Malditos seas! Quiero ver esa caricatura! xD.

Ná, el salón estuvo genial, muy divertido y lleno de mucho frikerío, lástima que no me encontraba demasiado bien.
Y eso de perder a la gente y tal... deberíais ir con cuerdecitas, como hemos hecho todos de pequeños en las excursiones del cole xDDD.


PD: no lo cuentas todo, perruno.....

PD2: No es un instituto, es una escuela de arte xD.

Un besote!

Pater dijo...

jo... qué envidia de encuentro...

Las Entidades dijo...

DP: Eso ni debería contar como PRIME, tramposa.

Necio: hombre, algo como esto no. Hemos hecho crónicas de viaje fragmentadas, por orden alfabético ... pero como cuento del futuro no. Creemos, xD

Yogur: ya verás lo mucho que se nota que no comentas, ya. Y sí, este post está hecho para dar envidia, sí.

DP: Plena posesión de tus facultades? Felicidades, eso es novedad, no? XDDD Y hah, los niños estos ... mucho hablar pero tampoco entretienen tanto, xD

Carol: probablemente mates a Entiman por esto, pero tu caricatura creemos que se quedó en Milano. Y si Entiman recuerda la exposición así, FUE así, xDD y, OBVIAMENTE, no lo cuento todo, no.Será Escuela de Arte, pero también inencontrable, me dirás que no, xD

Pater: el año que viene no te lo pierdas, almadedios ;D

Gracias a todos por dejaros caer por aquí ;)

Mike Lee dijo...

¡Yujú! ¡Por fin sale a la luz la historia del Salón!
Esos sobrinos Entidosos me tienen intrigado, ya lo creo.
¡Saludos Entis!

Guerat dijo...

Genial entiquedada! Y un placer conocer todo ese espiritu friki concentrado en tan pocos metros cuadrados! Un placer conoceros en persona a todos!

Esperando la próxima entiquedada

Merrick dijo...

Otro año será, Entihombre, que este año me pillaste un poco desmotivaSalonizado!

Merrick dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
- YOGUR - dijo...

Entonces... he de hacer yo que se note que no comentáis en mi blog? Por preguntar, na más lo digo, eh?... ¬_¬

Como baje del suficiente sus vais a cagar! MUAJAJAJAJA Cog-cog! Ay que me ha pillado tos...

Las Entidades dijo...

Mike Lee: que no te intriguen tanto, que son sobrinos imaginarios ... o eso esperamos, si no nos llevaríamos una extraña sorpresa, xD

Guerat: placer el nuestro de haber hablado contigo y disfrutar de tan buena charla. ¡Habrá otra seguro, así que prepárate!

Merrick: si será por Salones ;D En el próximo esperamos verte más Salómotivado.

Yogur: ah, pero tú, ni das premios ni pones notas, así que ya sabes que aquí hay que aplicarse, ;D Y sí, de lo peor del año Erasmus es no haber podido comentar en montonazo de blogs habituales. A ver si cuando vuelva la rutina comenzamos a despertar.

Grazie ragazzi! Ci vediamo!