viernes, 7 de marzo de 2008

Defendiendo lo Indefendido: La Guía del Buen Espía, La Guía del Buen Pastor.

El cine bélico tiene su “Apocalipsis Now”. El cine de mafias tiene a “El Padrino” y “El Padrino II”. El cine de aventuras tiene su Indiana Jones y a otros tantos ejemplos de entretenimiento 100%. La ciencia ficción a 2001, Una Odisea en el Espacio, o Blade Runner. La animación a Blancanieves. Los psicópatas beben de Hannibal Lecter y del John Doe de Seven. Todos los géneros existentes tienen su referente, esa obra que con el paso del tiempo se acaba convirtiendo en su Biblia, en el abc de una temática que renace con esa película. A veces es por el momento en el que aparece (el denominado “timing”), a veces porque determinado intérprete se encuentra en estado de gracia, o simplemente porque todo en ella es perfecto, desde el mínimo objeto de atrezzo hasta la actuación del secundario más secundario del reparto. El género del espionaje no tuvo un espejo tan claro en el que reflejarse, una fuente tan fructífera de la que beber hasta el 2006. Hasta el estreno de ese incomprendido clásico moderno que responde por el nombre de “El Buen Pastor”.

Un guión que había pasado en una década por más manos que la Sharon Stone de “Casino” (bueno, como Sharon Stone en general), escrito por Eric Roth. Un manuscrito que tentó a un Coppola demasiado acobardado para dirigirla (venía de dirigir “Legítima Defensa” y “Jack”, películas impropias del realizador de El Padrino o Apocalipsis Now), dejándolo aparcado en un cajón olvidado hasta que cayó en las manos adecuadas. El camaleónico Bobby Milk, Robert DeNiro se mostró más que interesado en el texto, y decidió que, tras su excepcional debut tras la cámara con “Una Historia del Bronx” (una sencilla trama de barrios y mafias que gira sobre el talento desaprovechado), “El Buen Pastor” sería su siguiente proyecto, el que lo consolidaría como director.

Para ello se dedicó a buscar financiación por doquier para poder levantar semejante monstruo. Contaba sin ninguna duda con el dinero de Coppola, quien quería seguir viéndose involucrado en esa joya de guión, y con el de su propia productora, Tribeca. Se vió forzado a trabajar más que nunca, a pedir favores, hasta que casi una década después, DeNiro tuvo bandera blanca para soltar lastre. Tan metódico y enfermizamente obsesivo como actor que como director, el famoso “Travis Bickle” de Taxi Driver se informó de la C.I.A. hasta niveles impensables para cualquier civil (sus fuentes de investigación llegaban a afirmar de DeNiro que se había metido tanto en su trabajo que para cuando terminó de documentarse, conocía más información del asunto que ellos mismos), revisó el guión una y otra vez, y se rodeó de un plantel de extraordinarios actores, muchos de ellos amiguetes: John Turturro, Joe Pesci, William Hurt, Timothy Hutton, Michael Gambon, Billy Crudup, Alex Baldwin…todos ellos encabezados por Matt Damon y Angelina Jolie, quienes debían llevar todo el peso de la trama a sus espaldas, especialmente el primero, protagonista absoluto de la cinta.

Porque es a través de los ojos del personaje de Damon que vemos la puesta de cimientos y la consolidación del espionaje americano como lo conocemos hoy en día: la C.I.A se construye ante nuestros ojos, casi sin que nos demos cuenta, en el transcurso de una Guerra Fría que siempre amenaza con convertirse en algo más que nunca llega. Contemplamos casi 30 años de sospechas, traiciones, desconfianzas, donde no hay espacio para la amistad, ni mucho menos para el amor. Donde ni siquiera hay enemigos, pues todos son empleados, que sólo se diferencian en quién los emplea.



Son 30 años condensados en dos horas y media de puro cine ante las que hay que quitarse el sombrero. De desarrollo excesivamente lento para muchos, es un film para estar atento, donde no cabe la posibilidad de perderte ni por un segundo porque si no estás totalmente fuera del universo que tan delicadamente construye DeNiro ante nuestros ojos. Partiendo de un hecho sobradamente conocido, en 1961, y de los misterios que entraña una misteriosa grabación de vídeo, iremos de adelante a atrás en el tiempo continuamente donde, como si de El Padrino II se tratara, vemos la creación, el auge y el comienzo de la decadencia de una organización que no se rige por lo que es moralmente bueno o malo, sino por lo que sirve a sus intereses o, por el contrario, los traiciona de manera imperdonable. En ese sentido, un guión perfectamente construido guía a un director casi novel que maneja el film a su antojo, como sólo los clásicos, las leyendas saben hacer. Si “El Buen Pastor” se convierte en una pequeña gran obra maestra es porque DeNiro demuestra haber aprendido de los mejores, especialmente de Coppola y Scorsese, haciendo que sus personajes sean cercanos y familiares, por muy reprobables que sean sus actos. Son personas que mueven una historia.

A lo que ayuda, cómo no, que Matt Damon construya el, hasta ahora, mejor personaje de su carrera, con su interpretación de un agente mortalmente silencioso y atormentado, que no confía ni en su familia ni en sus compañeros. El plantel que lo secunda, aunque aparezcan poco tiempo, se luce: desde un carismático Turturro que hace de su mano derecha, hasta el mismísimo Robert DeNiro (quien, obviamente, hace de la cabeza pensante del génesis de la organización), el cual incluso conseguiría convencer a su buen amigo y mejor actor, Joe Pesci para salir de su retiro voluntario y ofrecer su breve participación, en la que devora la pantalla. El único punto flaco del film, física e interpretativamente hablando, es Angelina Jolie, demasiado verde para dar vida a su personaje, de vital importancia en la trama, pero que no deja huella alguna en el espectador (en ese sentido, el otro amorío de Matt Damon (y no destripamos nada) sale muchísimo menos, pero es infinitamente más carismático, gracias a la entrañable actriz que desempeña el papel). Todos salen poco, pues el centro en indudablemente el genial personaje de Damon, al que la vida arrolla sin contemplaciones. Una vida llena de secretos, marcada por la incertidumbre de lo que pudo haber sido, de lo que pudo haber dicho. Una carga que hace mella en él, volviéndolo cada vez más introspectivo y apagado, deambulando en un mundo que él mismo ha contribuido a modelar, muy a su pesar.

Escenas como la de Timothy Hutton; momentos como la última media hora de la película, tan sobrecogedora como tensa; personajes como el de Crudup, o la relación de respetuosa enemistad entre “Ulises” y “Madre”…todo esto y más hacen del “El Buen Pastor” una obra a la que dentro de unos años miraremos con otros ojos. No es perfecta (muy pocos films lo son), pero es CINE. De ese que cada vez cuesta más contemplar en las salas, hoy en día.

Sí, las mafias tienen a El Padrino y la guerra a Apocalipsis Now, pero ahora el espionaje tiene a “El Buen Pastor”. El cine tiene a Coppola. El cine tiene a DeNiro. Y ambos han hecho historia.

PD: El dibujo de Merrick se ha hecho público...y parece que le ha gustado, lo que nos emociona sobremanera ;p

7 comentarios:

Mike Lee dijo...

Tiene buena pinta, la verdad. Como películas de espionaje entretenidas mencionar La Prueba, con Al Pacino y Colin Farrell.
Por cierto, el último post de mi blog trata sobre los precios de los cómics, dejad vuestra opinión si queréis.

gaby dijo...

Pues debo confesar que la pelicula no se me antojaba para nada, pero ahora por su reseña, voy a darle una oportunidad. Buen fin de semana tengan ustedes Entidades. :)

Pater dijo...

bueno, hay ke decir ke adolece de un ritmo un tanto...mmm... lento :P

no me peguéis, ke aún tengo ke decir keee...!
ke me pareció un peliculón :)

saludos^^

Thor dijo...

Pues yo tampoco la tenía entre mi lista de pelis que hay que ver y la verdad es que no me gusta mucho este géneo así que seguramente no la vea pese a la reseña.De todas formas buena reseña.

(Siento no haber pasado mucho por aquí,de hecho no he pasado por ningún sitio,pero no pasar por aquí lo siento más porque ya he anulado practicamente mis oportunidades de estar en los Enti-Awards)

Las Entidades dijo...

Mike Lee: buena peli "La Prueba". Eso sí, El Buen Pastor es soberbia :p. Ahora nos pasamos por tu blog a echar un ojo :)

Gaby: Eso sí, antes de verla mentalízate: es lenta, así que no te desesperes, xD. Buen finde para ti también ;)

Pater: Bien bien, ya estábamos preparando el bate pa sacudirte, xD

Thor: sinceramente, nosotros tampoco somos muy fans del género, pero cuando una peli es buena, es buena :p Más sentimos nosotros el no haberte visto por aquí, que siempre se agradecen tus comentarios. Eso sí, no te desmoralices: a pesar de esta ausencia, en el último "recuento" de los Enti-Awards estás entre los favoritos...aunque de nuevo, la que más comentó en febrero fue una chica...que no es la misma que la que más comentó en enero. Ambas también están entre los favoritos :p ¿Somos un blog muy femenino, verdad? ;p

Gracias a todos, queridos discípulos.

Caliani dijo...

Pedazo de crítica!! No he visto la peli... yo soy más de 007 por mucha ficción que tenga, pero... en serio, el que ha escrito esto... le han debido de pagar, porque de forma subliminal te entran ganas de ver la peli y to! Putos cracks... xD

Las Entidades dijo...

Caliani: ni un euro nos dan por esto, es una injusticia, ¿verdad? Encima que los promocionamos mejor que nadie...xDDD Gracias por los elogios :p