martes, 20 de diciembre de 2011

Top Ten: Canción Triste del Distrito 10.


Eh, tú, chaval: ¿Cansado de las típicas series detectivescas en las que los buenos siempre atrapan a los malos? ¿Aburrido de que todas sean iguales, y ninguna se salga del patrón ya marcado? ¿Acaso no estás hastiado de ver a los típicos protagonistas de buen físico y neurona difusa resolver crímenes más enrevesados que el jaleo que se trae entre manos la dichosa prima de riesgo y demás familiares peligrosos? Tú lo que quieres es algo fresco, ¿verdad? Algo nuevo, divertido, original y dinámico, que consiga sorprenderte de verdad, con giros de guión que tengan un sentido y personas que parezcan personas auténticas y no cyborgs programados para simular sentimientos. Si ese es tu caso, no pases de página, que tengo algo que contarte.

¿Y tú, zagal? ¿No te sientes agotado al leer día sí, día también, cómo se repiten los mismos argumentos en tus tebeos favoritos? ¿ Cómo el bueno pelea contra el malo, pierde pero luego acaba ganando siempre? ¿No te llega a molestar que nunca nadie se atreva a salirse lo más mínimo del esquema? ¿Que alguien tenga el coraje de atreverse a intentar hacer algo diferente? Ni mejor ni peor, sólo distinto. Ya sabía que tú eras de los míos. No te pierdas tampoco, que tengo otra noticia para ti.

¡Muchacha en edad de merecer! ¡Acércate un momento, que quiero contarte una cosa al oído! ¿Tú sabes quién es Alan Moore, verdad? Sí, ya sé que no te llama nada la atención, que es demasiado sesudo para tu gusto. Que no quieres leer más historias de piratas sin sentido que no llevan a ninguna parte. Que ya con Watchmen y V de Vendetta has tenido suficiente como para meditar durante dos vidas. Lo sé, lo sé. Pero, ¿y si te digo que esta vez es diferente?



¿Y si os digo a los tres que la solución a vuestros problemas radica en un mismo lugar? Si buscáis una solución a vuestros problemas, tenéis la comisaría de “Top Ten”. ¿Buscabas nuevos relatos policíacos que se salieran de lo normal? Sí, tendrás casos de asesinatos y violaciones, pero protagonizados por dioses nórdicos o perversos Santa Claus, e investigados por irascibles gigantes azules o perros con cuerpos robóticos. ¿Buscabas novedades en tus tebeos de siempre? Pues aquí tienes grandes historias que, a la vez que innovan y refrescan el mundillo de la historieta, dan con un tono la mar de clásico y agradable. Y sí, ya sé que tú no querías volver a ver a Alan Moore ni en pintura, pero te garantizo que éste no es el Alan Moore del que huyes despavorida. En este tebeo, así como en los otros de su misma línea editorial, el escritor y prestidigitador británico de barbas extremas se dedica a narrar historias vacías de ese sentido de la trascendencia que solía inundar sus textos, para dejarse llevar por un ritmo más frenético y unas historias más pegadas a la calle, dentro de la fantasía que las protagoniza. No en vano hablamos de historias de una comisaria de policía en una ciudad, Neópolis, en la que todos son seres superpoderosos. Sin embargo, eso no les quita ni un ápice de humanidad, ya que también han de pagar una hipoteca, alimentar a sus hijos y llegar a fin de mes. También se enamoran, se desenamoran, se enfadan, se preocupan y sí, se mueren. Moore no trata de venderte la segunda venida de Jesucristo en el Noveno Arte. Para eso ya está Mark Millar. Trata, sencillamente, de hacerte pasar un rato de lectura entretenido y agradable, acompañado por las ilustraciones cargadas de hiperdetallismo que crean para la ocasión Gene Ha y Zander Cannon.

Así pues, prepárate para ver un nuevo mundo a través de los ojos de la recién llegada Robyn Slinger. Un mundo repleto de tramas policíacas diferentes a lo ya visto, en las que puede pasar cualquier cosa. Unas historias muy distintas a lo que cada mes te ofrecen las mismas editoriales de siempre. Un Alan Moore que escribe al extraordinario nivel al que nos tiene acostumbrados pero ciñéndose a la máxima de que, incluso en los pensamientos más profundos y las referencias más metalingüísticas, el cómic es, ante todo, entretenimiento.



No seáis tímidos y pasad al Distrito 10. Pero no miréis mucho al gigante azul, no es muy amistoso que digamos.

1 comentario:

Merrick dijo...

Fantástica serie, y todo un gustazo hurgar por las páginas en busca de homenajes. El dibujo además insuperable. Muy buena enti-recomendación!