lunes, 25 de junio de 2007

Recuerdos Espaciales: La Cara B de Nuestras Vidas



Probablemente si les pregunto por cual es su humorista o grupos de humoristas favoritos, seguro que acabarán saliendo Buenafuente, Cruz y Raya, Los Morancos, Eva Hache, y así con todos los humoristas que se han venido poniendo de moda desde la desaparición de Martes y Trece. Pero estoy casi seguro (digo casi porque gente rara la hay en todos lados, y para muestra un botón xD) que a ninguno se le ocurriría pensar en una pareja que lleva casi 25 años en la brecha, tanto en TV como sobre todo en radio, aunque también en libros, o incluso cine (como se puede ver el filmes como “El Milagro de P. Tinto” o “Mortadelo y Filemón”), y que se ponen de moda de cuando en cuando: Juan Luis Cano y Guillermo Fesser, alias Gomaespuma.


No les puedo ni contar la tristeza que me produjo hace unos cuantos años cuando en M80 anunciaban el fin del programa del dúo, que serían sustituidos por el prepotente en radio y genial en TV (es que hay gente que vale para unas cosas y no para otras) Pablo Motos. En sí no es que su programa fuera una maravilla (como dicen ellos, su programa es “publicidad con trocitos de programa en medio en el que dicen tonterías”), pero por las mañanas, antes de ir al colegio (¡ay! ¡Qué tiempos aquellos!) te hacían levantarte con una sonrisa, pero además te transmitían una sensación de normalidad, no te resultaban distantes, como sí sucede a veces (no mucho pero sucede) con los presentadores de Anda Ya en los reiterativos 40 Principales. Quiero decir, no dan la impresión de ser unos periodistas que vayan a currar 4 horas pa sacar dinero y luego irse, sino que parece que los tienes en casa: llegan tarde al programa, comen mientras entrevistan o bromean, llaman a sus padres (o a quién se les ponga por delante. Con motivo de esto sacaron a la venta hace un tiempo el libro “El Papa dijo No”, en el que se narran todos estos “intentos” de entrevistas) o simplemente se ríen de las tonterías que ellos mismos dicen, lo cual no es muy habitual. ¿Los motivos de esta desaparición del programa? Pues posiblemente, aprovechando su vigésimo aniversario (y el lanzamiento de un libro disco antológico, de obligada adquisición para todo aquel que tenga un mínimo sentido del humor, donde repasaban sus mejores gags, con especial recuerdo a los de radioteléfono tasix, el de Iñaki, flipper, Carrusel eclesiástico, Josetxu el troncolari y otros muchos, aunque no, no está el gag que más recientemente les puso de nuevo de moda: aquella antológica “Carta de un niño a Santa Claus”...insuperable) se quisieran tomar un descanso bien merecido, porque además durante el último año Guillermo tuvo que compaginar los madrugones con el guión de la peli de “Mortadelo y Filemón”, por lo que se acabaría mudando una larga temporada a EEUU (su mujer es de allí)., mientras que Juan Luis se dedicaba a escribir libros, o a seguir organizando el festival anual “Flamenco Pa’ Tos’”. Se rumoreaba que volverían, rumores y rumores que desconsolaban a esta sensible personita.


Hasta que el milagro se produjo. El año pasado, así, sin mucho ruido, volvieron a la radio, en este caso en Onda Cero, y ya no por la mañana, sino por la tarde (de 3 a 6 en Canarias), un horario peor para los oyentes de aquí, porque o te pilla almorzando, o en el colegio, o en la facu. o echándote una siesta si tienes esta costumbre. Y siguen en la misma tónica: ese característico sentido del humor casi surrealista, ya no sólo en sus gags (especialmente en el “supernotición que te cagas”, donde escogen una noticia del día y la convierten a su particular visión, o “Gomaespuma Regional”) sino en sus entrevistas, algo que no es que no lo hicieran antes, sino que lo hacían más dormidos. Pero no sólo de chistes vive Gomaespuma: también hablan de temas serios, como la seguridad vial, o las noticias más actuales, como la ley antitabaco, el Carnet por puntos o la Constitución Europea (por cierto, ¿alguien se acuerda de aquel famoso referéndum de la Constitución europea? ¿Se ha destruido Europa por no haber triunfado la constitución? en fin...políticos...). Además el dúo cuenta con colaboradores de lujo, como Esmeralda Velasco, Curra Fernández (que hace una sección genial sobre la igualdad de la mujer), Rubén Amón (que hace una disparatada sección sobre cultura, pero muy interesante), y los que, a mi juicio hacen las dos mejores secciones del programa: Cándida Villar (que, quien quiera saber la historia de esta señora tiene dos opciones: o comprar el libro recién publicado “Cándida Villar: Cuando Dios Aprieta Ahoga Pero Bien” o esperar al estreno de la película dirigida por Guillermo, que probablemente será a finales de año), que hace unas críticas de cine que son para recopilarlas y oírlas todas seguidas, y Carlos Cano (hermano de Juan Luis), que hace una sección los viernes la última media hora llamada “La Cara B de Nuestras Vidas”, donde realiza una selección musical impresionante, y unos descubrimientos que espero que algún día recopilen en un disco, porque son las canciones más penosas que haya producido la humanidad. Joyas como el Hung Up de la Terremoto (que sonó por primera vez en esa sección), una china que hace versiones de los Beatles, “los coches chocones”, Susi Díaz, “Cuando suenan las campanas” y “Vagabundo” (no me acuerdo del “cantante”, pero no me había reído tanto con nada desde la susodicha Carta a Santa Claus”), que, además de poder oírlas en el programa, también las pueden oír en la página web que hemos puesto (creo) en la lista de páginas güeb. Háganlo, porque no tienen desperdicio. (Actualización: dentro de poco, e inspirados en esta sección de Gomaespuma haremos nosotros mismos una selección de cadencia aperiódica sobre grandes canciones de la historia (nótese la ironía :p), de las cuales tenemos una nutrida colección).


En resumen, el mejor programa de humor que existe actualmente no es Buenafuente (también tengo pensado hablar de él, en su momento) ni Noche Hache, ni Juan y Jose. Show. Se llaman Gomaespuma, se merecen más respeto que ningún otro, y no sólo han creado escuela. Ya han hecho historia en el humor español. Ojalá la sigan haciendo.