martes, 24 de julio de 2007

Defendiendo lo Indefendido: Sky Captain y El Mundo del Mañana

¿Cuántos de ustedes han visto esa película tan friki, tan fiel a su hermano de papel, aunque algo irregular en cuanto a ritmo, como es Sin City? Si por algo destacaba ese film, aparte de por la ya mencionada fidelidad, es por sus escenarios completamente virtuales. Prácticamente no había en todo el film un solo escenario real, de carne y hueso. ¿Innovador? No señor, porque medio año antes se había estrenado en no demasiados cines una película que estaba destinada a arrasar, o por lo menos a suponer un nuevo paso en la historia de los efectos especiales. ¿Su nombre? “Sky Captain y el Mundo del Mañana”.


El artífice de todo esto es un señor llamado Kerry Conran, que durante toda su vida se había dedicado a investigar con nuevos sistemas de efectos especiales, pero sin que estos tuvieran que ser necesariamente hiperrealistas, sino como si se trataran de un serial de los años 30, con un aire a los tebeos de Flash Gordon, de Doc Savage o incluso del Mago Mandrake, de los cásicos (perdón, clásicos) de la ciencia ficción de toda la vida, con un aire decididamente retro.


Una vez consigue perfeccionar estos sistemas, decide emplearlos en un corto que comienza a circular por las grandes productoras de Hollywood, quienes parecen interesados en este nuevo sistema, ya que para colmo les abarataría gran parte de los costos de las localizaciones, puesto que este estilo no resulta tan caro, económicamente hablando. Al fin, Kerry Conran consigue la plena libertar para rodar su película, “Sky Captain y el Mundo del Mañana”, una historia protagonizada por un personaje muy influenciado por Flash Gordon, pero también por muchos otros personajes de las historias más clásicas de esta temática. Y para colmo contará con tres de los actores más importantes y solventes del momento: un atareado Jude Law (en ese mismo año rodó unas 5 o 6 películas), la siempre efectiva Gwyneth Paltrow y una Angelina Jolie que se desenvuelve bien en papeles de heroína marimacho (estará acostumbrada, pobre Brad Pitt). Todo auguraba un taquillazo, ¿no?


Pues no señor. La peli resultó ser uno de los grandes fiascos del 2004 en cuanto a crítica y recaudación. La crítica la tildaba de fría, con un guión ingenuo y unos actores que desentonaban con los efectos digitales. El público simplemente pasaba olímpicamente de ella, para ir a ver otros filmes navideños como la genial “Los Increíbles”, o la divertida “Ocean’s Twelve”. ¿Para que ir a ver películas experimentales si tienes a Pixar y a la cuadrilla de Clooney pasándoselo en grande?


Pues no estoy de acuerdo. “Sky Captain y el Mundo del Mañana” es una película de todo menos experimental. Representa un retorno a una época en la que los personajes eran entrañables, las historias deliciosamente imposibles y las imágenes absolutamente delirantes. ¿Qué en algunos momentos los efectos especiales cantan saetas? ¿Y en que película no lo hacen? Bajo mi punto de vista, los efectos cumplen de sobras su cometido de crear una atmósfera clásica, similar a las imágenes que probablemente imaginaran autores como Philip K. Dick o Isaac Asimov, con esos robots gigantes arrasando la ciudad, esas persecuciones en avioneta, esos maravillosos paisajes y criaturas de fantasía que vienen dados por un guión sencillo y sin complicaciones, que apuesta por la aventura como base, sin perderse en filosofar o teorizar sobre la mala influencia de las tecnologías, ni falta que hace. Un guión que se mantiene gracias al buen hacer de un pillo Jude Law y de una genial Gwyneth Paltrow, apoyados además en secundarios tan efectivos como Giovanni Ribisi, la Jolie o incluso un resucitado Laurence Olivier, para el que aún crea que Bryan Singer ha sido el primero en hacerlo con Marlon Brando en Supes Retorna.


No es una obra de arte, ni una joya del cine, pero se trata de una peli entrañable, a ratos entretenida, y de la que probablemente muchos cineastas recojan elementos en un futuro no demasiado lejano. Espero con interés la próxima película de Conran, que si bien no ha demostrado todavía ser un gran director, sí ha probado que su trabajo y su manera de ver las cosas no deben caer en saco roto.


1 comentario:

Sid-Rautha dijo...

Totalmente de acuerdo con la opinión expuesta aquí. La verdad es que me ha alegrado encontrar este post (empezaba a pensar que soy el único al que le ha gustado esta película). He llegado a este blog de casualidad (siguiendo el link de un comentario en Zona Negativa porque me ha llamado la atención el nombre del autor de dicho comentario), pero creo que empezaré a seguir este blog.

Un saludo