martes, 17 de julio de 2007

Defendiendo Lo Indefendido: La Última Noche ("The 25th Hour")


En este caso, hablaremos de la penúltima película dirigida por el siempre reivindicativo Spike Lee, “La Última Noche” (aunque personalmente a mí me gusta más el título original de “The 25th Hour” (La Hora 25), por lo que no les extrañe que algunas veces hable del film con este título. Manías que tiene uno...), en la que ya se comenzaba a vislumbrar la evolución hacia un estilo más contenido y convencional (incluso sutil, algo que no es precisamente característico en la filmografía del director) que se consolida en su último film “Plan Oculto”. Un estilo en el que, sin dejar de ser reivindicativo, se maneja mejor que cuando se deja llevar y se desmadra con los temas que le tocan la fibra, como es y sigue siendo el racismo.


La trama de esta película trata sobre la última noche libre de un acusado de posesión de drogas, que al día siguiente debe iniciar su condena en prisión. La película va alternando fragmentos del presente con fragmentos del pasado, para que poco a poco vayamos entendiendo cómo evoluciona dicha persona, su historia familiar, su pandilla de amigos de siempre, y sobre todo cómo se vio involucrado en esos turbios asuntos que le obligan a pasarse media vida entre rejas, por mucho que haya sido acusado injustamente.


El film cuenta con un reparto de auténtico lujo. Quizás no sean actores archiconocidos, pero si son excelentes trabajadores que han demostrado su valía en multitud de ocasiones. Para el protagonista creo que no hacen falta presentaciones: el magnífico Edward Norton, conocido por multitud de papeles, pero quizás más por interpretar al complejo protagonista de American History X, uno de los mejores actores de la actualidad, y que aquí hace un trabajo tan sobrio como sólido, aunque Spike Lee le permita desatarse en la (magnífica) escena en la que Norton se enfrenta a su reflejo en un espejo. Su pandilla de amigos la componen los actualmente en alza Barry Pepper (por su trabajo en “Los tres Entierros de Melquíades Estrada”) y, sobre todo, Philip Seymour Hoffman, reciente ganador del Oscar por “Capote”, pero que lleva años haciendo papeles de este estilo (en este caso, de un retraído profesor que se siente atraído por una alumna de su clase, interpretada por otra actriz de calidad más que probada, la más joven ganadora de un Oscar (con 13 años, por “El Piano”), Ana Paquin, más famosa actualmente por dar vida a la Pícara de los X-Men). Para completar el tremendo reparto, la presencia de Rosario Dawson como novia de Edward Norton, principal sospechosa de haber vendido a su novio a la policía, o de Brian Cox, que interpreta al padre de Norton.


Si ya el guión está genialmente construido, la dirección de Lee no se queda atrás. Un montaje precipitado cuando debe serlo, pero extrañamente pausado para tratarse de una película del director de “Malcom X”, que permite al espectador adentrarse en la psicología del protagonista, y comprobando que, si bien el personaje de Norton no es ninguna joya, el ambiente que lo rodeaba no era tampoco muy favorable, sin que esto sirva de disculpa en ningún momento (aunque la culpabilidad del personaje nunca está muy clara a lo largo de la película). No es una película para nada convencional, ni siquiera su final, que parece incluso burlarse de esas películas en las que todo acaba siempre bien, y que te deja con una sabor agridulce. Además, “La Última Noche” tiene el dudoso honor de ser la primera en tratar decentemente la tragedia del 11-S, pues si algo destaca de lo mucho de destacable que tiene el film es el conseguir reproducir de una manera perfecta la sensación de desencanto, de pesimismo que se asienta en la sociedad neoyorquina después de aquel horroroso atentado, y que se extiende durante toda la película, pero sin caer en lo obvio, sino oculto en el carácter de los personajes (y que se refleja de manera perfecta en dos escenas: en la conversación de Pepper y Hoffman en el apartamento del primero, y en la ya mencionada escena de Norton con el espejo).


En resumidas cuentas, un guión perfecto en su desarrollo, una dirección arriesgada pero contenida y unos actores inmensos hacen de “The 25th Tour”, sencillamente, una de las mejores películas de los últimos años, a la que el público dio en su momento de lado, pero que merece una nueva oportunidad.

1 comentario:

cataplaf dijo...

No he visto la peli, pero por el reparto no parece nada mala, la 1ª peli q vi de edward norton fue la mencionada, american history x (no confundir con american psico q es una cagada aunq haya sido protagonizada por el de batman begins), aunq puede q la q más m gustó fue la del velo pintado. Volando libre, protagonizada por Ana Paquin y otro famoso q no recuerdo tb me gustó.
Pos eso, q no m enroyo más, saludos.