jueves, 9 de agosto de 2007

Defendiendo lo Indefendido: “El Diario de Noa” (romance, intriga y dolor de barriga)


Antes que nada, para todos aquellos que tengan alergia al género romántico (aunque no creo que sea inteligente aborrecer un género en especial, ya que hay buenas películas en todos los géneros, ya sean románticas, de terror o del oeste...pero bueno, al grano), destacar que, aunque (obviamente) tiene un mucho de romántica, “El Diario de Noa” es un lacrimógeno drama, y por encima de todo, una gran película.


Entremos un poco en materia: “El Diario de Noa” (“The Notebook” en su versión original) está basado en un best seller escrito por Nicholas Sparks, del cual, al igual que con “Guía del Autoestopista Galáctico”, jamás había oído hablar (y parece que últimamente sólo me ha dado por comentar películas basadas en best sellers, porque la próxima también será de ese estilo). El film narra la historia de Allie Hamilton, una joven adinerada que, junto a sus padres se traslada a un pueblecito costero para pasar el verano. Allí conocerá a Noa Calhoun, quien nada más ver a Allie sabe que están destinados a vivir juntos. Así, gracias a las imprudencias y las románticas locuras que éste realiza para llamar la atención de la chica, Allie acaba perdidamente enamorada del muchacho, dando lugar a un verano de ensueño.


Lamentablemente, el verano ha de terminar. Una serie de circunstancias (el estallido de la Segunda Guerra Mundial, la reticencia de los padres de Allie a que su relación con Noa prospere...) hace que los dos jóvenes acaben distanciándose, pero el recuerdo de aquel inolvidable verano sureño acabará pesando en sus vidas más de lo que ellos pudieran sospechar en un principio.


Sí, en un principio podría parecer que la historia en sí no tiene mucho de original: un drama romántico de los de toda la vida, con sus problemas y que al final tendrá un bonito final feliz (oooooooooh!!). EEEEEERROR. “El Diario de Noa”, por simple que pudiera parecer, tiene mucho más de lo que aparenta. Su director, Nick Cassavettes sabe muy bien lo que se hace (no en vano es hijo del legendario realizador de Hollywood John Cassavettes, e incluso su madre, la inconmensurable Gena Rowlands, hace un papel clave en el film, que no revelaré para los que no se sospechen el devenir de la historia, no excesivamente imprevisible, para qué nos vamos a engañar), y narra esta lacrimógena y tormentosa relación entre dos personas condenadas a entenderse, a estar juntos por siempre, con una sencillez y sensibilidad que apabulla, que hará estremecerse al espectador menos romántico, y que maravillará a los más soñadores, pues no creo que deje indiferente a nadie. La película va saltando hacia delante y hacia atrás en el tiempo de una manera muy inteligente, sin perder nunca el núcleo central de la narración, hasta que llega un momento donde todo comienza a cuadrar, donde uno ya se huele como acabará el film antes de que acabe, donde el director consigue que una historia que, en manos de otro realizador no pasaría de un film típico de sobremesa, nos sorprenda y nos mantenga enganchados hasta el demoledor final (que para el que sea mínimamente avispado, no le resultará excesivamente sorprendente, como ya he dicho antes).


Mención aparte la labor de los intérpretes, pues no hay nada más importante en un buen drama romántico que una buena elección del reparto, la química entre éstos y, por encima de todo, que se encuentren especialmente inspirados en sus papeles. Todo eso se da en esta excelente película. Tanto Rachel McAdams (mucho ojito con esta actriz, que tiene pinta de que será una de las grandes intérpretes de su generación, y si no, al tiempo) construyendo a la perfección el papel de una encantadora y aniñada niña rica, como el excelente Ryan Gosling, nominado al Oscar por Half Nelson (film que nunca llegó a mi ciudad...ya uno se acostumbra, ¿qué vamos a hacer?)) dando vida al carismático Noa del título, personaje complicado de interpretar debido a los continuos cambios que sufre a lo largo del metraje del film, lo bordan en sus roles, pero es que el reparto de secundarios no se queda atrás, con unos perfectos (y veteranos) Gena Rowlands, Sam Shepard o Joan Allen, creando unos personajes que respiran vida, que transmiten, dando lugar a uno de los mejores repartos hollywoodienses de los últimos tiempos.


Resumiendo que es gerundio, un drama romántico perfecto para ver acompañado, y no muy recomendable para verla después de romper con alguien porque, aunque seas un tipo duro, te puede dar la llorada (es más, te puede dar la llorada aún estando acompañado, pues tiene sus momentos muy lacrimógenos, así que aviso). Avisados estáis.


PD. Por cierto, a partir de este post, las entregas de esta sección serán quincenales, para así tener más tiempo de preparar otros posts más variaditos, que entre esta sección y la de “Grandes Canciones...” no me da tiempo a escribir otra cosa...:p. Para compensar, adelanto cuál será la próxima película en ser analizada: “Todo Está Iluminado”.


3 comentarios:

cataplaf dijo...

Tanto el diario de noa como todo está iluminado (preferentemente la 1ª), han sido de las pelis me propuse ver algún día, pero por ahora no las he visto,a ver si las veo pronto. Saludos

Anónimo dijo...

Hello. And Bye. Thank you very much.

Anónimo dijo...

Hello. And Bye. Thank you very much.